noviembre 04, 2015

_

Jenny Barnes   [La Diletante]

Hace varios meses, Jenny estaba de visita en París cuando recibió una carta de su hermana, Isabelle. En ella, Isabelle divagaba incoherentemente, escribiendo sobre hombres con oscuras capas siguiéndola donde quiera que iba y sobre huellas entre los árboles, dejadas por una cabra enorme. El exterior del sobre estaba parcialmente manchado con sangre, y fue remitido desde Arkham. Esa fue la última carta que recibió de Isabelle.

Jenny ha, desde que volvió a USA, venido a Arkham para encontrar a su hermana perdida. Bajando del tren de Boston hacia la oscura noche otoñal, cree que su hermana ha sido abducida por un extraño culto, y está determinada a encontrarla y frustrar los planes de quienes se la llevaron… incluso si tiene que salvar a todo Arkham en el proceso.

Arkham Horror ______


Nacida para la riqueza y el privilegio, Jenny ha pasado la mayoría de su joven vida en los clubs nocturnos de moda alrededor del mundo. Pero su vida de decadencia llegó a un abrupto parón cuando recivió una ominosa carta de su hermana Isabelle.
En la carta, Isabelle decía estar siendo seguida por unos misteriosos hombres vistiendo capuchas y túnicas. Cuando Jenny investigó, se encontró con que se hermana había sido raptada y llevada a una isla en el Caribe. Jenny quiere usar su riqueza y contactos internacionales para encontrar a Isabelle y castigar a los hombres que se la llevaron.

"Mi hermana fué raptada. Pagaré cualquier cantidad para salvarla."

Eldritch Horror ______



[Carta Historia Personal]
 

Isabelle Reunidas Demasiado Tarde!

Nada más bajar del tren aquí en Arkham y Jenny ya odiaba este pueblo. Por supuesto, había tenido unas cuantas semanas en el viaje desde París para hacerse de odio y miedo.
En verdad, Arkham no parecía tan mal en persona como lo había sido en su imaginación. Los tejados a dos aguas y la Arquitectura de Nueva Inglaterra eran de hecho bastante encantadores, y la gente no parecia tan horrible... hasta que comenzó a hacer preguntas, es decir...
"Jenny! Jenny! Gracias a Dios, has venido!" Isabelle lloraba y Jenny lloraba también.

"Ahora estás a salvo," dijo Jenny, frotando el hombro de su hermana.

"No." Isabelle sacudió la cabeza e intentó secar sus ojos.  "Ninguno de nosotros lo está."
El último sobre contenía un dedo. El anterior a ese, uno del pie. 

Cuando vió la caja aguardando fuera de su puerta, Jenny comenzó a gemir horrorizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario