octubre 26, 2015

_

Mark Harrigan  [El Soldado]

La mayoría de la gente cree que Mark Harrigan está loco. No pueden culparlo si es que lo está – ha vuelto de la guerra, ha visto cosas que ningún hombre debe ver, y hay muchos que regresan destruidos en mente o espíritu. Pero Harrigan volvió en una pieza, todo correcto. Tenía a Sophie.

Sophie le creía, le creyó cuando él le escribió sobre las cosas que veía – no los hombres matando otros hombres, sino otras cosas, los monstruos. Ella creía, y eso era suficiente para mantenerlo cuerdo en las trincheras, suficiente para mantenerlo vivo.

Entonces volvió a casa y fue a visitar a Sophie, y encontró que la razón por la que ella le creía era que tenía una de esas criaturas dentro de sí, comiéndola de dentro hacía afuera. Mientras observaba con impotente horror, ella se desvanecía en el aire gritando mientras la cosa terminaba su comida.

Ahora todos piensan que Mark Harrigan está loco. Tal vez lo esté. Tal vez finalmente está perdido. Pero sabe que los monstruos son reales y que están aquí, y él va a detenerlos. Mientras se inclina en frente del altar en la Iglesia sur, ora por el alma de Sophie, y ora por el perdón de los muchos, muchos pecados que está a punto de cometer por todo este pueblo abandonado por dios.

Arkham Horror ______


Durante la guerra, Mark presenció horrores que no podía explicar, y escribió cartas a su amada esposa Sophie contándole lo que había visto. Cuando Mark volvió a casa, descubrió que Sophie ya no era humana. Una de las bestias que Mark había visto en el extranjero se había apoderado de su cuerpo, matándola en el proceso. Tras el suceso, la sed de venganza de Mark lo llevó a Helsinki, donde algunas de estas criaturas se habían hecho pasar por soldados alemanes durante la Gran Guerra.

“Voy a salir por esa puerta llevándome este libro. Si alguien quiere detenerme, es libre de intentarlo.”

Eldritch Horror ______



[Carta Historia Personal]
 

Misión: R'lyeh Misión Cuplida Te Fallé

Cuando el sobre llegó con el correo, Mark no lo abrió en seguida. Se dijo a sí mismo que quería saborearlo, que no estaba realmente solo asustado. Es posible que incluso no estuviera engañandose a sí mismo.
Finalmente, tras un trago para calmar sus nervios, rasgó el papel amarillo. Fotografías y recortes de periódico y páginas y páginas de texto a máquina derramados. Por fin, sabía qué mató a Sophie... y dónde encontrarlo.
Mark aterrizó fácil, sus botas crujían sobre la grava. Grava de Arkham. Estaba de vuelta en casa.

Sacó su último cigarrillo y lo encendió, sonriendo por primera vez en mucho tiempo. "Lo hice, Sophie. Lo hice."
Aún podía oirla gritando. Solía ser cada noche, pero fué peor, esta vez. Podía oirlo algunas veces cuando estaba despierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario