octubre 23, 2015

_

Lily Chen   [La Artista Marcial]

Lily Chen tuvo una infancia inusual, por decirlo suavemente. Nació en China continental, y al día siguiente, un grupo de monjes llegó a su casa preguntando si algún niño había nacido ahí la noche anterior. Los monjes iban buscando el niño de una profecía, y a pesar de que fueron sorprendidos al encontrar que era una niña, desearon llevarsela y entrenarla a su monasterio. Sus padres, tanto pobres como devotos, accedieron después de asegurarse que sería bien cuidada.

Los monjes la iniciaron en un riguroso programa de entrenamiento casi tan pronto cuando pudo caminar, le enseñaron cada técnica de las artes marciales que pudieron, llegando tan lejos como invitar a instructores de otros países para enseñarla. Supo a temprana edad que estaba destinada para realizar una tarea increíblemente peligrosa cuando llegara el momento, así que persiguió sus estudios con voluntad. Lily aprendió no solo una miríada de mortales técnicas de combate sin arma, sino también a unir su mente a su cuerpo a un nivel fundamental, cada uno reforzando al otro.

Finalmente, el mes pasado, sucedió. Uno de los monjes despertó de sus meditaciones gritando “El gran ojo se abre! Los días finales están sobre nosotros”, antes de caer muerto.

Ahora, Lily se posa dentro de una tienda de mágia en Arkham, esperando encontrar a alguien o algo que le ayude en completar su destino.

Arkham Horror _____


Lily habla poco, y cuando lo hace, sus palabras están medidas y son sabias. Tras una vida de entrenamiento disciplinado, cada uno de sus gestos es grácil y libre de dudas. Cuando era niña, una oscura secta de monjes creyó que había nacido por un propósito especial, para enfrentarse a un gran mal. Ahora, los monjes creen que el gran mal se acerca, y han llevado a Lily a Shanghái para que empiece a cumplir su destino.

“Llevo toda la vida preparándome para enfrentarme a este mal. Mi concentración debe ser absoluta.”

Eldritch Horror _____



[Carta Historia Personal]


La Elegida Es Todo No puedo Hacerlo

Lily cerró los ojos y enfocó. Balance. Gracia. Serenidad. Con cada nuevo horror que venía arrastrando los pies desde las sombras, Lily halló más difícil el regresar a un estado de calma interna.
La prueba ante ella era tan grande. Seguramente sus maestros no podrían haber anticipado los retos que debía encarar. Pero no podría desfallecer ahora, con su destino tan a la mano. Balance. Gracia. Serenidad. Lily abrió los ojos y enfocó.
Las ilusiones mundanas fueron arrancadas y la horrible verdad yacía revelada. Pero Lily nunca había sido engañada por las ilusiones de este mundo. Ahora que su momento estaba a mano, permaneció tranquila y lista para completar su destino. Lily había venido para ver el horror que siempre había temido en secreto. No había destino y no había futuro.
Su fortaleza y voluntad no fueron más significantes para el antiguo mal que una mota de polvo. Moriría la misma muerte sin sentido que todos los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario